Con los ojos vendados, las posibilidades de los juegos sexuales son infinitas. Estimula los sentidos de tu pareja privándola de la visión con un tapa-ojos. Su excitación aumentará de forma exponencial a medida que la exploras y haces del juego previo una experiencia que no olvidará.
Complementa el tapa-ojos con un aceite para masajes, con un látigo suave o con lo que tu imaginación te proponga.

Precio: $25.000